jueves, 1 de octubre de 2009

Enamorarse de la vida

Enamorado de la vida
aunque a veces duela

Camarón


Guardar en el cajón
de los días olvidados, la vileza
de los que sólo están a gusto en guerras.

Anteponer el tacto azul de una ola
a la hiel que, de cuando en cuando, osa
pasearse por la sangre.

Flirtear con mareas
capaces de lamer la soledad
al ritmo de una bossa.

Encontrar las palabra que fecunde
una hebra de carmín cuarteada en la sal.

Calzarse las sandalias de ir al mar
y enamorarse de la vida.

8 comentarios:

Desconcierto dijo...

y cómo duele a veces!!!!

empieza octubre con optimismo, guardando lo malo y saliendo a bailar con la vida (cerquita del mar)!!

un beso Ana

¿bailamos?

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Versos que de berían ser un postulado de vida.

Un abrazo grande
MArian

Bletisa dijo...

Pienso seguir tu consejo Ana aunque el mar me pille un poquito lejos.
Un beso.

★_★. pacokafka dijo...

Precioso.
Si, habrá que hacer un poco de todo ello. Y sobre todo, escuchar al mar, que nos habla de que no seamos encogidos y mezquinos, si no abiertos y límpios.

Un abracete del crápula.

Ana Clavero dijo...

Siempre con el mar, siempre con él.

Un abrazo grande, Antonio.

Ana Clavero dijo...

Gracias Marian, por tu visita. Hay que tratar de ver la botella medio llena, porque esta vida es bastante puñetera para que encima le añadamos pesimismos.

Un abrazo

Ana Clavero dijo...

Bleti, le metes marcha al bólido y en un pis plas estás aquí.

Un besazo, linda.

Ana Clavero dijo...

Gracias por venir, PacoKafka. Eres muy generoso.

Un abrazo