lunes, 21 de septiembre de 2009

Es agosto y tengo frío

No son de algodón las madrugadas sin sueño,
son nubes de esparto que raspan
los párpados de la luna.
La avenida parece una serpiente anoréxica,
que se mueve lenta a la sombra
del cerco amarillo de las farolas.
En la playa, parejas comiéndose a besos
en los que no reconozco ni mis labios,
ni tus dedos.
Y un murmullo de agua me arrulla,
me envuelve,
y me promete que, si me quedo con ella
te tendré para siempre.
¿Por qué no aceptar su propuesta?
Qué puedo perder,
si es agosto y tengo frío

6 comentarios:

María dijo...

Hay veces que sentir frío es inevitable por mucha temperatura que haga fuera. Veo que sigues desgranado imágenes que emocionan. Besos que te llegen hasta esa playa.
María.

Bletisa dijo...

No le hagas caso al agua Ana. está fría y húmeda, miente.
Este poema tuyo me ha dado escalofríos, me da miedo lo que dices.

...mar azul de Málaga...por Jose dijo...

Ana, encantado e tenerte cerca! es un placer!!! Seguimos!!!

te mando una ola desde el mar azul de Málaga...

Ana Clavero dijo...

Gracias por estar siempre, María.

Un besazo

Ana Clavero dijo...

El poema tiene ya un tiempo, Amparo, por suerte ahora no siento ese frío.

Un besazo, linda

Ana Clavero dijo...

Gracias Mar azul.

Saludos