domingo, 24 de mayo de 2009

Caty Iñiguez, también se ha ido

Está siendo un día muy duro. Me acaba de llamar Miguel Iñiguez, compañero de Libertad8, para comunicarme que su hermana Caty falleció ayer.

Caty vino a L8 de la mano de Miguel y apenas si le he leído un par de poemas, pero tuve la oportunidad de entablar relación a través de mail con ella (el maldito alien nos unió) y puedo decir que era la persona con más entereza que he conocido. Su lucha ha sido incansable hasta el final. Es una suerte haberla conocido porque he tenido en ella el mejor de los ejemplos.

Este poema suyo, Soledad, era uno de sus favoritos.

Te llevaré siempre en mi pensamiento, Caty.

Soledad - Caty Iñiguez-


Bendita soledad, que me dejas restos de ese amor
que jamás volveré a tocar
Bendita, por que en ti mi refugio está,

dolor que silencio en ti bendita soledad
Jamás abandonarme harás,

porque volver a sufrir con esa intensidad no debe pasar jamás
Si te fueras de mí, bendita tú, porque de mí te has de librar
Dichosos los cantares que despiertan en mi el silencio que tu me das,

la fuerza y tranquilidad que sin pensar me hace,sentir ese cantar.
Te adoro bendita soledad

4 comentarios:

Victor Vergara (gato) dijo...

Lo siento tremendamente, ANA. Sé que es mucho dolor el que se te ha precipitado en tan poco tiempo.

Un abrazo para Miguel y fmiliares y un beso grande para tí.

Miguel Iñiguez dijo...

Muchísimas gracias Ana. Cuando hablamos no te dije que Caty a su modo me había dejado algo… Por supuesto afán de vida, de seguir escribiendo y de dar un paso más para seguir conociéndote y alentarte a ti también, a tu escritura, a la misma ilusión que ella demandaría de ti, en tu familia, en Nora…

Y el habernos conocido un poco más

Un beso fuerte Ana

A Víctor:
Gracias Víctor, me alegra compartirlo contigo y con el recuerdo de Blanca. Ya es una suerte haber compartido el mismo espacio en nuestro versar.
Un fuerte abrazo

Ana Clavero dijo...

Gracias ti, Victor, por estar siempre.

Un abrazo

Ana Clavero dijo...

Miguel, afán de vida, es la mejor enseñanza que ha podido dejarnos.

Te vuelvo a enviar un abrazo enorme y todo mi aliento.