sábado, 30 de junio de 2012

Enamorarse de la vida

Sigo con la "sequía" de versos, así que ahí va otra reposición. Y pensar que, aunque se le pueda catalogar de bodrio, hoy día soy incapaz de tener una inspiracion de éste tipo... En fin...ajo y agua.

Enamorado de la vida
aunque a veces duela
Camarón


Guardar en el cajón
de los días olvidados, la vileza
de los que sólo están a gusto en guerras.

Anteponer el tacto azul de una ola
a la hiel que, de cuando en cuando, osa
pasearse por la sangre.

Flirtear con mareas
capaces de lamer la soledad
al ritmo de una bossa.

Encontrar las palabra que fecunde
una hebra de carmín cuarteada en la sal.

Calzarse las sandalias de ir al mar
y enamorarse de la vida.





4 comentarios:

VICTOR GATO dijo...

¡Madre mía, vaya poemón!!! Creo que es uno de los que más me ha gustado. Ese mar, tan presente en tu vida, transpira por todos los poros del poema, con todos los significados que tiene. Eres una chica suerteda por tenerlo tan cerquita, jjj

¡¡Me encantaaaa!!
Te haces de esperar mucho, pero cuando apareces lo haces por la puerta grande.

No te preocupes por la sequía creativa. Yo también tengo algo de esa sequía, debe de ser cosas de la crisis que estamos atravesando, con esta crisis quién no está de sequía, jajaja

Es un poema precioso, de los que a mi me gustan.
¿La vida?, sólo tenemos que abrir un poco los ojos y veremos cuántos regalos nos hace cada día. En el fondo, somos todos unos desagradecidos, jajaja

Un beso muyyyyyy grande, Ana.

VICTOR GATO dijo...

¡Suertuda!, con mucha suerte, quise decir. Estar en contacto con el mar es maravilloso.

Bss

tino dijo...

Anita no te preocupes porque cuando tienes sequías escribes de maravillas. Muy bueno el poema.
Besotes

María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.