martes, 27 de enero de 2009

¡FELICIDADES, ALBERTO!


No ha llegado aún el momento de la vuelta. Necesito un tiempectio aún de desconexión, pero hoy es un día especial, el día que mi hijo cumple treinta años.

Apenas si había cumplido los veintidos cuando fui madre por segunda vez. Envidio a un alto porcentaje de la juventud de hoy día, que son padres rondando los treinta, porque con esa edad ya se ha adquirido algo de madurez, pero con diecinueve o veintidos, que eran los que yo tenía cuando fui madre por primera y segunda vez, lo de la madurez como que no, así que hubo que esforzarse en adquirirla.
Probablemente haya fallado en muchos aspectos (supongo que ellos tendrán alguna queja) pero sin embargo yo creo que lo único que he hecho bien en mi vida, y no busco con esto halagos fáciles sino que es la puñetera realidad, ha sido conseguir que mis hijos sean buena gente.

Alberto es más guapo por dentro que por fuera, que ya es decir, porque tiene un fachón que quita el hipo; y no es poeta, pero le sobra sensibilidad a espuertas para serlo. Ojalá algún día descubra este mundillo.

Sé que lo vas a hacer bien, hijo, tú si lo vas a hacer bien porque te sobra ya la sabiduría de la que yo carecía. Por eso, y aunque me asuste mucho el mundo al que va a venir mi nieta, estoy tranquila, porque yo sé que vas a inculacarle los valores suficientes para que sea buena gente, íntegra y libre.

¡Felicidades, cariño! Sé feliz hoy y todos los días del resto de tu vida.

Un beso enorme.

3 comentarios:

víctor vergara dijo...

Felicidades a los dos. La vida es un gran regalo. El mejor.

Un abrazo.

Bibiana Poveda dijo...

Te encontré, Ana Clavero. Hace mucho que no te veía... y gracias a la red de blogs me encontré con el tuyo.
Felicidades a los dos.
Te dejo un abrazo y un beso desde Argentina!!!!!!

Ana Clavero dijo...

Victor, Bibiana. Muchas gracias a los dos por vuestra visita.

Un abrazo.